Comparten soluciones tecnológicas a problemas sociales

See note below, this is a re-post and not the writing of the owner of this site.

Autor: Julio Rivas Rojas
Fecha: 08/05/2017

<a title="IMG_20170328_170618" href="https://flickr.com/photos/ken_bauer/33324823920">IMG_20170328_170618</a> flickr photo by <a href="https://flickr.com/people/ken_bauer">kenbauer</a> shared under a <a href="https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/">Creative Commons (BY-NC-SA) license</a> </small>
A lo largo de las 10 sesiones, estudiantes de Mecatrónica, Sistemas Computacionales y Biomédicos, de ambas culturas, compararon y encontraron posibles soluciones a diversos conflictos cotidianos.

¿Cómo la ciencia de la computación puede impactar más en la sociedad? Con esa pregunta como punto de partida, alumnos del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara y de la MacEwan University entablaron conversaciones a través de videollamadas en las que discutieron sobre apps que ayudan a resolver problemáticas sociales.

La dinámica fue parte del proyecto de intercambio cultural entre jóvenes estudiantes a cargo del profesor Ken Bauer, del Campus Guadalajara, y Cam Macdonell de la casa de estudios canadiense.

A través de 10 sesiones online, cada una con alumnos distintos, los jóvenes compartieron sus opiniones sobre iniciativas tecnológicas que abonan a la seguridad social y que facilitan la búsqueda de empleos; relacionadas a la movilidad sostenible y a la inclusión de personas con discapacidad; vinculadas a la ayuda en situaciones de emergencia médica, así como de donación de recursos a personas necesitadas.

Ken Bauer comentó que una de las metas del proyecto, además de acercar a alumnos de diferentes países, fue expandir la perspectiva de los mismos sobre esta disciplina: la computación “no es sólo para hacer videojuegos y cosas divertidas, hay proyectos que podemos hacer para el bien personal, para apoyar un individuo o para apoyar un grupo, como una comunidad que necesita ayuda”.

<a title="IMG_20170327_102635" href="https://flickr.com/photos/ken_bauer/33557144111">IMG_20170327_102635</a> flickr photo by <a href="https://flickr.com/people/ken_bauer">kenbauer</a> shared under a <a href="https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/">Creative Commons (BY-NC-SA) license</a> </small>

Otra de ellas, complementó Bauer, fue la de utilizar el pretexto de las apps para darles algo qué discutir a los jóvenes y que conocieran puntos de vista distintos al suyo, provenientes de un conexto también diferente.

“Me pareció una experiencia muy agradable, además de conocer una persona en otro país, nos permitió conocer un poco de las diferencias entre la educación, cómo trabajan allá, cómo trabajan aquí, así como las perspectivas que tienen allá en contraste con la de nosotros”, dijo Daniel Córdaba Guzmán, estudiante de segundo semestre de Mecatrónica (IMT).

“Me permitió ver que tenemos muchas ideas que son muy semejantes, como las aplicaciones de gastos médios y trabajo, que por ambos lados nos parecieron bastante útiles”, complementó.

Perspectivas diferentes ayudan a resolver mismos problemas

Reunidos en una mesa, Fabricio Cortés, Bryan Paco, Enrique Anaya, Enrique García Cambero, Carlos Gibrán Martínez y el ya mencionado Daniel Córdaba, parte de los integrantes mexicanos del proyecto y estudiantes de primer y segundo semestre de IMT y Sistemas Computacionales (ISC), compartieron sus aprendizajes de esta experiencia.

La primera idea que surgió con aceptación unánime es la de haberse dado cuenta que se tenían problemáticas sociales en común. Y que si bien eran las mismas, las perspectivas al momento de proponer soluciones eran en algunos casos diferentes.

“A pesar de que son 2 contextos muy diferentes, había ciertas similitudes, que tanto el compañero que estaba en Canadá como yo teníamos en común”, dijo Enrique Anaya. Pero lo que también llamó su atención fue “que había aplicaciones que ambos veíamos posibilidad de ser empleadas en nuestro país, pero que lo veíamos de diferentes puntos de vista, que teníamos perspectivas muy diferentes de acuerdo al contexto en el que vivimos cada uno”.

“No se me habían pasado por la mente nunca las ideas de aplicaciones con las que salieron algunos compañeros”, confesó por su parte Carlos Gibrán Martínez.

Foto por Julio Rivas Rojas
Foto por Julio Rivas Rojas

“Aunque estemos muy diferentes culturalmente, seguimos siendo humanos, seguimos teniendo problemáticas y podemos juntarnos para resolverlas, que es lo importante”, redondeó el tema Enrique García Cambero.

Otro de los tópicos que no dejaron de resaltar fue la preconcepción errónea que se suele tener del programador y que iniciativas como estas pueden ayudar a corregirla. Al respecto Carlos Gibrán agregó: “romper el estereotipo del programador. ‘Ah, el programador siempre está encerrado haciendo código’. Y en este tipo de proyectos un programador que esté así no podría tener buenas soluciones para algún problema social. Implica que las personas vean lo que hay a su alrededor, conozcan gente, conozcan su ciudad”.

“Hay que incorporar en nuestra cultura esa parte de tecnología. Está muy estereotipado lo que es la programación y computación en la sociedad.  Y ahorita que estamos viendo esto te da una nueva forma de pensar y de resolver problemas sociales, para tu vida diaria”, añadió por su parte Bryan Paco.

“Pienso que programando se puede hacer cualquier cosa. No tiene límites la programación”, finalizó Córdaba Guzmán.

Más fotos en la galería de imágenes.

Note

Note, this is a re-post of an original article on our internal publishing site (“Conecta”) at the Tecnológico de Monterrey. I received permission (and the blessing) of the author of that post to re-post here. I plan to create a translated version but for now am publishing this directly from the Spanish language article.

Students and staff of the Tecnlológico de Monterrey can access the original article titled “Comparten soluciones tecnológicas a problemas sociales”

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *